Y la competencia ¿Dónde está?

Tal vez te parezca raro que a estas alturas no hemos mencionado ni una sola vez el rol de la competencia en el desarrollo de tu emprendimiento. 

No es raro, ni es casualidad.

No es que la competencia sea irrelevante, es simplemente que no debería ser tu enfoque principal. Tu enfoque debe ser siempre crear la mejor empresa y el mejor producto/servicio posible. El libro Estrategia del Océano Azul de W. Chan Kim enfatiza el mismo punto. 

Un enfoque claro y constante en el cliente te dará la clave para la creación de valor. Enfocarse en la competencia sólo te llevará a cometer los mismos errores que ellos. Al final del día, la realidad es que tu competencia no es tu cliente y el cliente es quien decide tu éxito. 

La idea no es ignorar la competencia, es saber cuando empezar a pensar en ella. Idealmente, luego de comprender al cliente y empezar a pensar en cómo se le puede crear valor. 

En ese momento podemos hacernos la pregunta ¿Por qué tu producto es mejor que cualquier otro? ¿Por qué se va a mantener esa ventaja en el tiempo? No se empieza por la competencia, pero sí es importante incluirla en el panorama.

Tu mayor competencia

Para la mayoría de los emprendedores, la competencia número uno es la opción de no hacer nada, hacer solo lo que están haciendo hoy. Ese es un enfoque importante. Muchas veces por enfocarse en lo que otras empresas están haciendo, se pierde el enfoque en la oportunidad de mercado y ambas empresas empiezan a competir por una porción insignificante de un mercado cuando el 99.99% sigue disponible. 

Enfocarse en el cliente previene que te obsesiones con la competencia. Al final del día, lo importante es tener un valor único que ofrecerle al cliente y esa es la cuestión medular del problema. 

Ahora tenemos que relaciones esa cuestión medular con el cliente para que produzca algo de valor significativo para ellos que hará que nuestro producto sea más atractivo que las alternativas. 

¿Cómo puedo graficar mi posición competitiva?

Un ejemplo de como graficar tu posición competitiva. 

Un ejemplo de como graficar tu posición competitiva. 

  1. Tomas a tu Persona. 
  2. Identificas sus prioridades número uno y dos. 
  3. Creas una matriz de dos por dos.
  4. Colocas la prioridad número uno sobre eje x.
  5. Colocas la prioridad número dos sobre el eje y.

Esta información la has obtenido no sólo de tu relación con tu Persona, pero la has validado cuando identificaste a los 10 próximos clientes. Ahora, lo malo está más cerca de cero (la intersección entre el eje x y el y) y lo bueno está del lado opuesto. Entonces por ejemplo si las dos prioridades de la Persona son fiabilidad y precio, la baja fiabilidad estaría cerca de cero y la alta fiabilidad del lado opuesto. Luego, el cuadrante de la esquina superior derecha es bueno en ambas decisiones. 

Ahora empiezas a plotear primero el estado actual de las cosas, ¿Cuál es el estado actual? ¿Cómo soluciona estas dos prioridades de mi Persona? Después colocas el resto de alternativas competitivas. 

Luego ploteas dónde está tu solución al día de hoy. Y después, hacia dónde irá con el tiempo... más vale que tu solución esté en la esquina extrema derecha.