Tu ingrediente secreto

Es importante contar con un "ingrediente secreto", una propuesta de valor única o lo que se le llama el core de tu emprendimiento. 

Pero no es allí por donde se empieza. Se empieza por el consumidor y luego se define el core y porqué es relevante para el consumidor. 

Tienes que contar con algo único que te califique como proveedor de esa solución para tu consumidor. De otra manera, estás creando un mercado para que luego entre un competidor y goce de los frutos de tu trabajo. 

Y esa no es una buena idea. Es caro crear un mercado, y consecuentemente es importante gozar de los frutos de ese mercado para justificar esa inversión. No quieres estar en una situación en donde has invertido dinero, tiempo, esfuerzo e inteligencia para crear un mercado para que alguien más logre posicionarse como líder en el mercado que creaste, eso no es un negocio sostenible. 

Lo que debes preguntarte es: Una vez creemos este emprendimiento, ¿Qué podemos hacer por nuestro consumidor que nadie más pueda hacer y que tenga como consecuencia que los consumidores nos prefieran pues les generamos más valor que todo el resto?

La analogía del castillo

Si piensas en tu emprendimiento como un castillo, en su exterior encontrarás fosas que lo protegen. Una vez pasas las fosas de seguridad, llegas al castillo y en su interior, muy escondido encontrarás el tesoro de la corona, ese es tu core, tu secreto más valioso. 

¿Cómo decido cuál es mi core?

¿Cuánto peso debes darle a quien eres como persona, quienes son tus co- fundadores, quien es tu equipo para decidir tu core?

Debes balancear dos elementos: 

Primero debes averiguar que es lo que quiere tu consumidor y para que eres bueno tú; pero también debes determinar que te apasiona

¿Por qué debes ser apasionado por lo que haces en tu emprendimiento? Pues porque cuando inicias un emprendimiento, no estás pensando en plazos de 6 meses o 1 año, debes planificar pasar al menos los próximos 6 años de tu vida dedicado al 100% en él y más vale que ames lo que estás haciendo no lo harás bien y se notará, las personas alrededor tuyo lo notarán y no lograrás motivarlos. 

Así que tu core debe ser algo que te emocione y pensarás ¿Cómo puedo defender esto que tanto valoro? ¿Cómo defendo el tesoro de la corona? 

"La cultura se come la estrategia de desayuno, los productos de almuerzo y todo el resto de cena" .- Bill Aulet

Existen muchos ejemplos de un buen core. En esta ocasión nos enfocaremos en algunos de los patrones más comunes. Vivimos en una época en donde las redes de contactos importan. Existen empresas que son virtualmente monopolios (Facebook por ejemplo). ¿Puede ser la red de contactos un core?

Si, pero es muy muy difícil lograrlo. Si lo logras, es un core sumamente poderoso. Si pensamos en eBay, ellos han creado las condiciones para que cualquier persona interesada en vender algo, voy a hacerlo en eBay porque allí están los compradores y si los compradores quieren comprar, van a ir a eBay; así se logran efectos de redes y básicamente excluyes al resto del mercado. 

Otro ejemplo de una buena cultura organizacional es la empresa Zappos (http://www.zappos.com/) de Tony Hsieh, quien se preocupa profundamente por la experiencia del consumidor y lo ejecutan religiosamente. 

¿Puede ser la experiencia del consumidor un core?

Claro, de hecho es un buen ejemplo de un core. Sin embargo, muchas personas quieren que su core sea el servicio al cliente, la calidad y el precio. No puedes servir a tres jefes a la vez, pues no sirves a ninguno y tu core será débil. En el caso de Zappos hicieron un excelente trabajo, su core se refleja en todos sus procesos y se expresa en su cultura. El supervisor omnisciente, su cultura, se asegura que el servicio al cliente siempre sea la prioridad número uno. 

Hablemos de Walmart. Walmart recibe mucha crítica por sus prácticas laborales. Al mismo tiempo, cuando vas a una de sus tiendas, obtendrás el mejor precio. 

¿Ofrecer precios bajo puede ser un core?

Si, Walmart se ha comprometido a ofrecer precios bajos sobre todas las cosas. Un banquero podría ir a Walmart a una reunión y de almuerzo le van a ofrecer un emparedado hecho por las esposas y seres queridos de los ejecutivos, y si quiere algo de beber, tendrá que comprarlo de la máquina dispensadora. Es un compromiso total a su core

No es suficiente decirlo, hay que comprometerse inequívocamente con él. Las personas que trabajan en Walmart que deben viajar, no viajan en clase ejecutiva, o primera clase, viajan en clase turista. Cuando se quedan en hoteles, se quedan en grupos para que sea más barato. Eso es entender tu core y comprometerse con él. 

Veamos otro ejemplo icónico, Apple. Apple es reconocido por su increíble experiencia de usuario. 

¿Puede ser la experiencia de usuario un core?

Si, de hecho, la experiencia de usuario se ha convertido en un core muy popular. Cuando miras Apple, tienen un excelente diseño. No es necesariamente la mejor tecnología, no tienen el mejor precio, pero tienen la mejor experiencia de usuario. 

Esto tiene que ver con diseño, pero va mucho más allá, es la experiencia completa. Y esto involucra no sólo a Jonathan Ive, pero también la inmersión total que hacía Steve Jobs antes de lanzar cualquier producto. 

Tu core es lo que haces mejor que todos los demás. 

¿La cultura puede ser un core?

Claro, la cultura es increíblemente importante. La frase "Cultura se come la estrategia de desayuno" es de Peter Drucker, Bill le agregó el resto para enfatizar lo importante que es para un emprendimiento. 

Si sabes cuál es tu core, realmente crees en él y te comprometes con él, entonces tu cultura lo tiene que reflejar. Tu cultura es lo guía a las personas que trabajan contigo a tomar decisiones todos los días, aunque tu no estés allí. Ese es el supervisor omnisciente. 

Así que la cultura de tu emprendimiento debe reflejar tu core

El mito de ser el primero en salir al mercado

Cuando a los emprendedores se les pregunta ¿Cuál es el ingrediente secreto de tu emprendimiento? Muchas veces responden: "¡Seremos los primeros en salir al mercado con este nuevo producto/servicio!"

Salir al mercado NO es un core, de hecho puede ser todo lo contrario, puede ser una desventaja. La pregunta es: Si eres el primero en salir al mercado, ¿Cómo vas a apalancarte en ese hecho para crear una ventaja competitiva? Ser el primero en salir al mercado suele ser una desventaja pues si observas históricamente a los primeros en salir al mercado, normalmente son los que le siguen rápidamente los que tienen éxito. Se trata del que logre perfeccionar la implementación. Y esa es la clave. 

Y que tal la tecnología, ¿La tecnología puede ser un core?

La tecnología sin duda es una ventaja competitiva, pero la naturaleza del core es que debe fortalecerse con el tiempo. Puedes obtener patentes para protegerte, pero para una empresa, esa es una circunstancia única. Prefiero las empresas que generan un core que crece y se expande con el tiempo. De esa manera, la brecha entre tu empresa y tu competencia se hace cada vez más grande con el tiempo, la patente en cambio, no. 

Así que las patentes y la tecnología son más fosas que el tesoro de la corona. Tu core debe ser una capacidad o algún tipo de efecto de redes o algo que se incremente con el tiempo. 

En resumen... 

Lo importante del core es hacer una reflexión introspectiva y determinar cuál es nuestra ventaja competitiva sobre el resto. Eso es muy importante pues un emprendimiento es un gran reto y no puedes simplemente pensar en tu próxima jugada como si estuvieras jugando damas chinas. 

Debes pensar como si estuvieras jugando ajedrez tridimensional, múltiples movidas en el futuro. De otra manera, gastaras mucho tiempo y esfuerzo para crear un mercado y valor para alguien que no te será rentable.